Office for the Prevention of Domestic Violence

Help Available

Violencia Doméstica: Cómo Encontrar Seguridad y Apoyo - Amigos, Familiares y Colegas

Tabla de contenido (Versión pdf/fácil de imprimir - 3MB)

Creo Que Alguien a Quien Yo Conozco Está Siendo Víctima De Abuso. ¿Cómo Puedo Ayudar?

Muchas personas abusadas por sus parejas no saben a quién acudir o han tenido malas experiencias cuando han pedido ayuda en ocasiones anteriores. Su disposición para ayudar es importante para la víctima cuando ella está planeando su seguridad personal. Pero, si bien mostrar buena disposición y buenas intenciones es algo positivo, estar listo para ofrecer la ayuda necesaria es algo aun mejor.

Posibles señales de violencia doméstica

Las consecuencias de la violencia doméstica pueden revelarse de muchas maneras. Estar al tanto de ello no sólo le ayudará a comprender mejor este tipo de situaciones sino que también le ayudará a identificar con mayor facilidad a una víctima de abuso.

Las señales visibles de lesión física incluyen:

Una víctima de abuso puede tratar de ocultar las lesiones que pueden ser vistas por otras personas. Esto puede ser evidente cuando alguien repentinamente comienza a usar camisas de manga larga o cuello alto en el verano, o lentes de sol en ambientes cerrados, algo que nunca antes habían hecho.

Las enfermedades que pueden estar relacionadas con el abuso incluyen:

En el lugar de trabajo, los efectos de la violencia doméstica pueden revelarse por medio de:

Los cambios de comportamiento que usted puede notar y que pueden indicar abuso incluyen:

¿Cómo puedo saberlo con seguridad?

La única manera de saber con seguridad si alguien que usted conoce es víctima de abuso es PREGUNTARLE. Esta conversación siempre debe ser en privado. Es un mito común que las personas abusadas no quieren hablar acerca de lo que les está sucediendo. Si bien es verdad que algunas personas tratan de ocultar el abuso, frecuentemente lo hacen porque tienen miedo de pasar vergüenza, de que su pareja se entere, de que se les eche la culpa, de que no se les crea o de que se las presione a hacer algo para lo que no están listas o capacitadas.

No complique el asunto. Si hay cosas específicas que usted ha notado y que le preocupan, puede decir algo como "He notado ‘esto, aquello y lo otro’ y me preocupas. ¿Hay algo que pueda hacer para ayudar?” o "Me parece que estás estresada y que no eres feliz. Si quieres hablar ahora o en otro momento, será nuestro secreto".

Hágale saber que su seguridad le preocupa y que usted desea ayudar.

Algunas personas temen hablar con una mujer acerca de las preocupaciones que tienen por su seguridad porque consideran que "no es su asunto" o que su ofrecimiento de ayuda no será bienvenido. Pero la creencia de que "lo que sucede a puertas cerradas" no debe cuestionarse ha contribuido al problema de la violencia doméstica. Aun cuando la persona no esté lista para tratar el tema la primera vez que usted se lo plantee, es posible que más tarde, sabiendo que su preocupación es auténtica, se acerque a usted.

Si usted pregunta, prepárese para brindar apoyo.

Hay muchas cosas que puede hacer para prepararse para ofrecer ayuda, apoyo y motivación.

Lo que usted puede hacer

QUÉ HACER Y QUÉ NO HACER

QUÉ HACER

Pregunte.

Exprese su preocupación.

Escuche y valide.

Ofrezca ayuda.

Respalde las decisiones que ella tome.

QUÉ NO HACER

No espere que ella venga a usted.

No prejuzgue ni culpe.

No la presione.

No la aconseje.

No ponga condiciones a su ayuda.